¿Por qué consumir frutas, verduras y hortalizas españolas?

Conociendo el origen de lo que comemos

En Wannafruit siempre hemos hablado de los beneficios de incluir en vuestra dieta frutas y verduras, pero hoy, además os vamos a hablar de las ventajas que tiene incluir en vuestra nevera las frutas, verduras y hortalizas que se producen a lo largo y ancho de España, incluidas las islas Baleares y Canarias.

Dada la diversidad climática de la península y las islas, la agricultura española produce gran diversidad de frutas, verduras y hortalizas durante todo el año, por eso, la huerta española es llamada “la huerta de Europa”,  ya que el 60% de la producción se destina a la exportación.

Parcela de cebolla. Imagen cedida por Agro Besana
Parcela de cebolla. Imagen cedida por Agro Besana

¿Pero qué beneficios tiene consumir frutas y hortalizas españolas?

Primero

La frescura y la calidad del producto, ya que la cadena de distribución es más corta y permite que los consumidores disfrutemos del producto incluso en menos de 24 horas desde su recolección.

Segundo

Los productos cultivados por los agricultores españoles, cumplen con la garantía de haber pasado por los estándares de calidad que la Unión Europea exige en materia de Sanidad Vegetal.

Desde la UE, se marcan las directrices de que productos fitosanitarios, herbicidas, plaguicidas o abonos químicos se pueden utilizar y las cantidades utilizadas para que sean lo menos nocivas posible para la biodiversidad de los ecosistemas donde se esté sembrando el cultivo.

La normativa también hace referencia a los plazos de carencia, para que el consumidor consuma el producto sin riesgo para su salud.

Manzanas de La Rioja
Manzanas de La Rioja

Las frutas, verduras y hortalizas que se proceden de fuera de España y de la UE, en la mayoría de los casos, no cumplen con los requisitos de trazabilidad y sanidad vegetal de la UE. Las razones son sencillas, los gobiernos de los países extracomunitarios no son tan exhaustivos con la trazabilidad y porque utilizan fitosanitarios prohibidos hace décadas en Europa, que abaratan los costes del cultivo.

La PAC, subvención criticada por parte de la ciudadanía española y punto de partida de la Unión Económica Europea, es un seguro para que los ciudadanos europeos consuman productos de calidad y sostenibles con el medio ambiente. Los consumidores deberíamos aprovechar esta ventaja tan importante.

Además, un estudio de la UAB del pasado 2017, demostró que por cada euro invertido en planes de agricultura social en Cataluña, se obtenía un retorno social de tres euros.

PAC
PAC, Política Agraria Común de la UE

 

Tercero

El sector hortofrutícola genera el 40% del empleo agrario de nuestro país, unos 400.000 puestos de trabajo directos, que contribuyen a generar riqueza en zonas rurales, muchas de ellas en riesgo de despoblación.

El empleo rural también contribuye en el bienestar del país gracias a las cotizaciones a la seguridad social española e incentiva el consumo de otros bienes y servicios en las regiones productoras.

 

Cuarto

La actividad agraria de los agricultores y ganaderos españoles evita la desertización del terreno, como se puede ver en comarcas como Los Monegros, Almería, La Mancha o Murcia.

Las mejoras en técnicas de riego o invernaderos, han puesto a estas zonas áridas, en la vanguardia de la agricultura europea y son referentes en la producción hortofutícola europea.

Plantación de Cebolla en regadío. Imagen cedida por AGRO BESANA.
Plantación de Cebolla en regadío. Imagen cedida por AGRO BESANA.

 

Quinto 

La inversión en i+D+i de empresas dedicadas al sector hortofrutícola ha fomentando la creación de empleos para personal con alta formación en la investigación y desarrollo de nuevas técnicas de cultivos, semillas, fitosinatarios o fertilizantes.

Gracias a los desarrollos científicos se aporta valor a las empresas del sector y a la sociedad española en general, para seguir siendo un país puntero y referencia en el sector hortofrutícola.

I+D+i
I+D+i. Fertiberia.

 

Antes de terminar, vamos a hacer mención a un concepto del que se está hablando últimamente “producto de proximidad”. Los profesionales de la agricultura y la cadena de distribución, saben que este término se está utilizando de manera errónea. Es prácticamente imposible cubrir las necesidades de frutas, verduras y hortalizas de ciudades como Madrid o Barcelona con los productos que producen los agricultores de las zonas aledañas a estas grandes urbes, por tanto, lo más cercano a la realidad del producto de proximidad, es consumir las frutas y hortalizas nacionales que nos ofrecen a diario los profesionales del sector.

 

Resumiendo, desde Wannafruit os animamos a que os intereséis por el origen de las frutas, hortalizas o cualquier alimento que incluyáis en vuestra dieta. Vuestra decisión de compra favorecerá vuestra salud y ayudaréis a que la Huerta de Europa, no caiga en abandono.

 

Viña variedad tempranillo. Imagen cedida por AGRO BESANA
Viña variedad tempranillo. Imagen cedida por AGRO BESANA

 

 

Nota: Las imágenes utilizadas de parcelas y cultivos agrícolas han sido cedidas por AGRO BESANA, S.L.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *